Socios y simpatizantes de Aforca visitamos la efímera batería antiaérea de Sierra Gorda

Esta mañana una treintena de socios y simpatizantes de AFORCA hemos realizado una visita guiada a la batería antiaérea de Sierra Gorda, la más efímera de las existentes en Cartagena, ya que tan sólo estuvo en servicio tres años durante la Guerra Civil y se desartilló a su finalización.

La visita era para ver los restos de las construcciones defensivas y contemplar las bellas vistas de la Ciudad, el Mar Mediterráneo, el Valle de Escombreras, el Campo de Cartagena y el Mar Menor, que se divisan desde esta posición.

A las ocho y media partíamos desde las inmediaciones de la naves industriales cercanas a Vista Alegre y ascendíamos por una antigua pista militar de tierra. Antes de llegar a la cima, nuestro alcaide, Juan Lorenzo Gómez-Vizcaíno Castelló, nos llamaba la atención sobre el depósito de agua de pluviales y una antigua posición que podría datar de la época del asedio de las tropas centralistas durante la Guerra Cantonal.

Ya en la batería recorrimos los albergues de tropa, los depósitos de munición, el puesto de mando y los emplazamientos de las cuatro piezas que entraron en combate durante la Guerra Civil y llegaron a disparar más de 500 obuses sobre los bombarderos de la aviación italiana.

Sierra Gorda es una batería que constructivamente no es tan bella ni singular como el resto, pero que tuvo un importante papel.

La próxima actividad está prevista para finales de febrero, en que visitaremos las baterías de San Leandro y Trincabotijas alta.