¿Dónde están las baterías del Espalmador?

La demanda de ocio de familias y deportistas que inundan los antiguos caminos militares sobre las laderas de Galeras, Fajardo o Podadera, la ausencia de una rotulación portuaria que ofrece un paisaje “pseudo virgen” de pequeñas y accidentadas playas, o la reciente polémica de ubicación del CATE hacen que este cercano rincón de nuestro puerto se halle de actualidad. No solo se trata de espectaculares vistas del Puerto o de la Ciudad, sino que el excursionista se sumerge en una importante concentración patrimonial de abandonadas fortificaciones militares surgidas entre los S. XVII y XX donde la curiosidad por su historia supera a las expectativas de hallar relatos.

Conocido como Espalmador Grande era una de las playas interiores del Puerto (aún lo es) donde antaño se realizaban labores de carenado, calafateo y mantenimiento de los viejos navíos de madera, y, hasta no hace mucho, se desguazaban buques civiles y de la Armada.

La importancia de esta pequeña ensenada ya fue recogida en 1740 por el ingeniero militar Esteban Panón para situar una batería que batiese por el fuego de flanco la entrada a puerto.

Sebastián Feringán proyectaría de nuevo esta posición en 1761, y su existencia es recogida por Ordovás en su completo Atlas de 1799. Más tarde, en 1863, el Coronel Jefe de la Comandancia de Ingenieros. Salvador Medina firmaría su última reconstrucción dentro del Plan O´Donell de defensa de la Plaza de Cartagena junto con otras importantes obras de fortificación como los fuertes de Santa Ana, Navidad o Despeñaperros entre otros.

Aquella batería del Espalmador, conocida también como del Apostolado constaba de una explanada de fuego a barbeta con 12 cañoneras, un edificio de repuestos de 5 arcos y aljibe. Construida a mediados del S. XIX quedó tempranamente fuera de servicio y su sobrepasada ubicación, demasiada adentrada en el Puerto, la hizo innecesaria. No obstante, es recogida en abundante cartografía e identificable aún en pie con claridad en vuelos fotográficos militares; el más cercano, uno correspondiente a 1956-57.

A partir de entonces, no se vuelven a tener referencias o imágenes de esta fortificación y surge la pregunta; ¿Qué fue de la batería del Espalmador?

Tras un estudio realizado por AFORCA, la hipótesis es que aún existe. Construida sobre una cota media de 4,5 m su exacta ubicación conocida se halla hoy colmatada por una ingente cantidad de escombros que sobrepasan los 12 m de altura. La Batería de Salvas del Espalmador fue la otra batería que se erigió junto a la anterior para asumir los deberes de honores militares tras clausurarse a finales del S. XIX su antigua ubicación frente al Palacio de Guardiamarinas en la Muralla del Mar.

Hoy aún es posible identificar sus cuatro plataformas para 16 cañones de bronce junto al camino de subida a Fajardo y a pesar de hallarse semioculta por la vegetación y los sedimentos de lluvia. Toda fortificación militar atraviesa un peligroso momento en el que su desuso la convierte en “vieja”, pero no goza de los años suficientes para considerarse una antigüedad patrimonial digna de conservación. Muy posiblemente, la batería del Espalmador sucumbió a aquel momento, y las dimensiones de su explanación y accesos la convirtieron en un lugar cercano y cómodo donde desescombrar el material procedente de las limpiezas de la zona de desguaces.

Hoy por hoy desconocemos si Ayuntamiento, Comunidad, Autoridad Portuaria y Ministerio de Defensa serán capaces de coordinar a medio plazo una acción conjunta que consiga poner en valor todo el Frente Derecho, si Fajardo será restaurado sosteniendo el motor cultural del conjunto, si la playa del Espalmador se convertirá en la gran playa que demanda Cartagena, y albergamos muchas dudas de que la ubicación del CATE sea acertada en este rincón con tan fuerte proyección patrimonial y turística de futuro. El desconocimiento general de la existencia de las dos baterías del Espalmador y su actual falta de protección legal las dejan en una situación vulnerable.

Para AFORCA, las actuaciones recientemente anunciadas para la mejora de la zona del Espalmador deberían ser en todo caso respetuosas con la existencia de la Batería de Salvas y con la posibilidad de hallarse enterrada los restos de la Batería del Espalmador condicionando cualquier futuro proyecto a incluir su cata arqueológica y su integración en este importante conjunto patrimonial.


Despedimos el año desde Loma Larga y el Campillo

El domingo 5 de diciembre hemos realizado la última actividad del año 2021 visitando la batería de Loma Larga en la subida a Castillitos y la rehabilitación llevada a cabo en los antiguos cuarteles del Campillo de Adentro, convertidos en un centro de ecoturismo.

Iniciamos la visita en Loma Larga donde recorrimos los asentamientos de los cañones y sus antiguas edificaciones, que fueron explicadas por nuestro Alcaide, Juan Lorenzo Gómez-Vizcaíno Castelló, para terminar en el centro de ecoturismo cuyas vicisitudes fueron comentadas por Miguel Pérez-Guillermo así como las próximas fases de sus proyecto respetuoso con el medio ambiente y la historias de estas edificaciones, hoy reconvertidas en apartamentos turísticos, salas de reuniones y convenciones, restaurante.

La excursión terminó para los socios que así lo quisieron, con una suculenta comida al horno de leña.

Ya estamos preparando las próximas actividades para 2022, un año que deseamos que sea mejor que el que despedimos.


Excursión a Loma Larga y comida en el Campillo

Siguiendo por nuestro recorrido por las fortificaciones del término municipal de Cartagena, la próxima excursión será para visitar la Batería de Loma larga y los Cuartelillos del Campillo de Adentro.

Estos dos elementos se hallan muy próximos entre sí, en la carretera de acceso a Cabo Tiñoso a la altura del Campillo de Adentro.

La primera, se trata de una batería de efímera vida (1935-1941) artillada con obuses y de los que hoy permanecen sus cuatro pozos de pieza, un polvorín subterráneo y una pequeña edificación del destacamento.

Los Cuarteles del Campillo de Adentro, y a semejanza de los construidos en Portman, apoyaron la vida y el servicio del numeroso personal militar que hasta 1947 de hallaba desplegado en las posiciones del extremo del Frente Derecho que defendían la Base Naval de Cartagena.

Hoy, y gracias al esfuerzo e iniciativa privada se ha convertido en un magnifico ejemplo de reconversión del patrimonio defensivo con la creación del “Ecoturismo Cabo Tiñoso”.  Allí, y tras visitar sus espléndidas instalaciones podremos degustar, los que lo deseen, su magnífica cocina.

Como viene siendo habitual, estas dos actividades (visitas y comida) están abiertas a todos los que nos quieran acompañar.

Tendrá lugar el próximo domingo 5 de diciembre, partiendo a las 10:00h desde el Ecoturismo Tiñoso (donde podréis aparcar).

https://www.google.com/maps/place/Ecoturismo+Cabo+Ti%C3%B1oso/@37.5709366,-1.1511272,15.3z/data=!4m5!3m4!1s0xd635ffd1c607a1b:0x7ed2ce5b819fa381!8m2!3d37.5638848!4d-1.1465025

La comida, prevista tras a las 13:30h tras la visita, será voluntaria para los que previamente se apunten enviándonos un correo a directiva@aforca.org con sus nombres no más tarde de la mañana del día 30 de noviembre.

El precio del cubierto es de 29€ a abonar en la misma comida con el siguiente menú:

.

 

Os esperamos. Un fuerte abrazo a todos.

 


Visita a la Torre de Santa Elena en La Azohía

Las fortificaciones de las Tierras de Poniente en La Azohía

La torre defensiva de Santa Elena, la batería de Loma Larga, los cuarteles del Campillo, la batería de Isla Plana y los reflectores de el Mojón, Isla Plana y punta de la Azohía, conforman las fortificaciones de las tierras del poniente de Cartagena que ayer domingo fueron objeto de las explicaciones de nuestro Alcaide, Juan Lorenzo Gómez-Vizcaíno Castello, en la primera de las visitas programas por AFORCA tras la pandemia.

El recorrido se inició en puerto de La Azohía, construido para el desembarco de los cañones que artillaron las baterías de Castillitos, el Jorel y Atalayón en Cabo Tiñoso.  Desde este emplazamiento se dieron detalles del conjunto de fortificaciones que albergó esta zona desde el siglo XVI hasta nuestros días.

Nos acompañaban miembros de la Asociación Torre de Santa Elena de la Azohía, constituida para la defensa y promoción de este bello elemento fortificado.

Posteriormente subimos a la Torre, a la que no pudimos acceder, a pesar de los esfuerzos realizados con la Demarcación de Costas para obtener autorización; una cuestión que se tendrá que resolver por parte de las administraciones, ya que resulta inadmisible que la mejor muestra de una torre defensiva totalmente restaurada no tenga establecido un sistema de visitas concertadas, que la salvaguarden de acciones vandálicas y permitan su disfrute general.

Allí se explicaron las instalaciones existentes en la propia punta de La Azohía, finalizando el recorrido con la habitual foto de familia.

Agradecemos a la Asociación Torre Santa Elena las fotos que nos han cedido para ilustrar este comentario.

Próximamente anunciaremos una nueva visita guiada a nuestras fortificaciones abierta a socios y simpatizantes de AFORCA, con nuestro deseo de promover y divulgar el patrimonio de las fortificaciones militares de nuestro municipio.

 

 

 

 


Finalizan las obras de consolidación del muro de la Podadera

A principios de año remitimos un completo informe sobre el estado de la batería de la Podadera al Almirante del Arsenal y a la Dirección de Bienes Patrimoniales de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia (CARM) instando a la urgente intervención en la batería de la Podadera, sumándonos a la declaración institucional del Ayuntamiento de Cartagena aprobada por el pleno municipal.

El resultado ha sido evidente y la acción al unísono de Ayuntamiento, CARM, AFORCA y DAPHNE ha surtido efecto, y en una rápida respuesta del Ministerio de Defensa (MINISDEF) ya han finalizado las obras de consolidación del muro que en realidad ha supuesto la restauración de gran parte del lienzo y de sus aspilleras.

Al igual que en el Baluarte Nº 9 de Navantia, el MINISDE, a pesar de tener el patrimonio de fortificaciones militares más degradado de Cartagena, ha respondido adecuadamente, por lo que manifestamos nuestra felicitación y  reconocimiento.

Sin embargo, con estas obras han quedado descubiertos los restos de la cocina y letrinas de la posición, que si bien pueden ahora contemplarse, su falta de restauración los hará más vulnerables a la degradación y vandalismo.

 

A esta información acompañamos unas imágenes comparativas con el resultado final visto desde el mar. Algo  parece que empieza a moverse, pero desde AFORCA seguimos exigiendo su restauración y puesta en valor.

Sabemos también que TELEFONICA  comenzará pronto la consolidación de los muros del patio de armas del Castillo de San Julián.


Volvemos a la actividad visitando la Torre de La Azohía

Una vez sobrepasada la última ola de la pandemia, desde AFORCA intentamos recuperar la normalidad con las visitas guiadas. Y aún nos quedan algunas fortificaciones por visitar antes de repetir el ciclo.

Os proponemos la visita a la torre de Santa Elena, en La Azohía, una bella y antigua torre del siglo XVI, del escaso patrimonio de fortificaciones restaurado y puesto en valor.

La visita está prevista para la mañana del próximo domingo día 31 de octubre. Comenzaremos por el muelle de La Azohía, construido para la descarga de los artillados de Cabo Tiñoso, y desde allí, subiríamos andando hasta la torre, donde visitaríamos su interior explicando las partes, misiones e historia de esta fortificación así como del proyector construido en sus cercanías.


La compañía Telefónica empieza mover ficha y apuntala los muros con riesgo de desplome en el Castillo de San Julián

Cierre de Santa Ana y Santa Florentina y apuntalamiento de muros en San Julián

En los últimos días se han producido un par de noticias relacionadas con nuestro patrimonio. Por un lado, la publicada por el diario La Verdad sobre el estado de limpieza de las baterías de Santa Ana y Santa Florentina.

Noticia de La Verdad

Estas baterías fueron ya limpiadas y desescombradas hace bastantes años por la Demarcación de Costas, dependiente en la actualidad del Ministerio de Transición Ecológica, actual propietaria de la fortificación, vallando el recinto y colocando un guarda jurado en su puerta.

Las dos baterías, junto con Santa Ana Complementaria, podían ser contempladas entonces desde el mirador del túnel de la Cortina.

Hace escasos años fue remozada la fachada del patio de armas de Santa Florentina, reconstruido el tambor fusilero del Fuerte de Santa Ana y retirada la vigilancia. Comenzaron así las intrusiones y el vandalismo en estas edificaciones.

Creemos que, entre el total abandono y la restauración y puesta en valor de una de estas posiciones, debería existir un punto medio en el que se pudieran conservar y visitar con unas mínimas condiciones de vigilancia y limpieza, y sobre todo contar con la colaboración y el civismo de los cartageneros, especialmente de los adolescentes.

Pero no es así como queda reflejado en la noticia, en la que se anuncia el cierre total de las mismas: LA VERDAD: Costas pondrá vallas en Santa Ana y Santa Florentina

APUNTALAMIENTO EN SAN JULIÁN

Otra noticia detectada por nuestro compañero Antonio G.H. y que todavía no ha sido difundida por los medios es el apuntalamiento de la fachada del patio de armas de San Julián.

La compañía Telefónica empieza mover ficha y apuntala los muros con riesgo de desplome en el Castillo de San Julián

Desde AFORCA ya denunciamos en su momento en nuestra Lista Roja el estado de estos Muros y lo acompañamos con unas cartas dirigidas a la Dirección de patrimonio y a la alcaldesa de Cartagena (octubre de 2018) para que instaran a la Compañía Telefónica (actual propietaria del Castillo) a realizar trabajos de restauración. Parece ser que Telefónica está moviendo ficha y hace meses que mantiene contactos institucionales en este sentido. Ya os hemos contado que los muros agrietados y con riesgo de desplome coinciden con los restaurados en 1898 tras una grave explosión en sus polvorines y que para su reparación se emplearon vigas metálicas que al parecer ahora son el motivo de estas grietas.

Esperemos que esta medida sea provisional y pronto veamos algo más.

 


Comienzan las obras de Despeñaperros para la consolidación de sus muros

 

Desde AFORCA trasladamos la noticia del comienzo de las obras de consolidación del Fuerte de Despeñaperros por parte del Ayuntamiento de Cartagena. Las labores deberían haber comenzado antes de las pasadas navidades y supuestos problemas logísticos de la empresa adjudicataria y otros incumplimientos, lo han retrasado.

Se trata de una de las escasas fortificaciones del Plan O´Donell (1860) que junto con Fajardo y Navidad han llegado hasta nuestros días, pero que en el caso de Despeñaperros, presenta el estado más degradado e irreconocible a pesar de su llamativa presencia dentro de la trama urbana de Cartagena.

Destacamos también la alusión al Plan Director de Despeñaperros, pendiente de corrección para su aprobación definitiva (excepto la parte histórica realizada por AFORCA y ya aprobada) y que esperemos pase el trámite impuesto.

Vamos poco a poco, pero esto sigue.


Estupidez en la Podadera

Monumento a la estupidez en la batería de la Podadera

Os informamos de los últimos acontecimientos en relación a la extrema situación en que se halla el muro aspillerado de entrada a la Batería de la Podadera. AFORCA elaboró un informe llamando la atención y reclamando la urgente intervención en este BIC, remitiéndose oficialmente (diciembre de 2020) al titular del mismo; Ministerio de Defensa (MINISDEF), Arsenal de Cartagena, y a la Dirección General de Bienes Patrimoniales de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia (enero de 2021).

El Área de Patrimonio del Ayuntamiento fue informado en su momento de la tramitación efectuada.

Hasta el momento no hemos tenido contestación alguna por parte del Arsenal o de la CARM. El caso es que el lugar es frecuentado por algunos excursionistas, que quizá inconscientemente, agravaban la situación del muro, tal como esta reciente imagen, que de no ser un montaje fotográfico, es todo un monumento a la estupidez.

Recientemente se han vallado los accesos a la batería para evitar acciones como la anterior. El resultado, ha sido el mismo que se produjo en la batería de San Leandro y ya ha sido forzada la valla.

Esperamos que el vallado no sea una medida definitiva, solo temporal en espera de una urgente intervención en el muro.Seguimos en la brecha luchando por este querido patrimonio y a la espera de tener más noticias que os transmitiremos.


Batería de San Juan de la Podadera en Cartagena

AFORCA elabora un informe sobre la extrema situación de la Podadera

Como conoceréis muchos de vosotros a los que os gusta el senderismo, la batería de la Podadera mantiene una parte de su fortificación en riesgo máximo de desplome sobre el mar. Por ello, está incluida en nuestra lista roja de AFORCA, y en 2009 enviamos una carta a la entonces ministra de Defensa demandando una actuación sobre el mismo.

Desde hace algún tiempo, estábamos trabajando elaborando un informe sobre el estado de esta batería, y paralelamente, el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Cartagena ha aprobado una declaración institucional reclamando un intervención en la batería.

Como resultado de este documento que hemos remitido a las autoridades implicadas, y según informa la prensa, es posible que hayamos conseguido algún efecto y se realice alguna intervención de urgencia que evite el desplome del muro aspillerado.

Hacemos público este informe que hemos remitido a todas las administraciones competentes