pulsa aquí para volver a la página inicial de Aforca
separadorseparador
  G a l e r í a   f o t o g r á f i c a  
separador
          A c t i v i d a d e s     d e     l a     A s o c i a c i ó n     

Púlse sobre cada una de las fotos para ver el álbum correspondiente (mejor con pantalla completa y resolución de 1024x768 píxeles):
pulsa aquí para ver los cuatro álbumes en que se ha fraccionado la Operación Vélez Blanco. (358 fotos) pulsa aquí para ver los seis álbumes en que se ha fraccionado la Operación Ibiza. (1089 fotos)
Cuatro álbumes con un total de 358 fotos
Crónica de la Operación
"Vélez Blanco"

16-02-2.013
Han colaborado:
Carmelo Cánovas, Gabriel Peche, Agoviz y Angahe.

VIAJE AL CASTILLO DE VÉLEZ BLANCO.

FINALIDAD: Visitar el pueblo de Vélez Rubio, con su Iglesia Parroquial de la Encarnación, el pueblo de Vélez Blanco y su castillo del siglo XVI, así como el pueblo de María por su rica gastronomía.

DIA 16 (sábado).-

        A las nueve horas de la mañana se podía apreciar como se iba reuniendo un grupo de 47 personas en las inmediaciones del Parque de Los Juncos, tal reunión obedecía a la inminente salida del autobús que nos llevaría a la excursión proyectada por nuestra asociación para visitar los lugares antes citados.
        Iniciamos nuestro viaje con el buen ambiente acostumbrado y, tras encomendarnos a la Virgen, empezamos a tragar millas, la meteorología que en un principio parecía mostrarse adversa, por la mucha niebla y que nos hacía presagiar que repetiríamos lo que hace trece años pasó en un visita al mismo lugar, que debido a esta no pudimos ver el castillo, cambió y salió un esplendido sol que ya nos acompañó a lo largo de todo el día y que nos hizo admirar bajo el brillante azul de cielo los campos, blancos de floridos almendros, que se sucedían a ambos lados de la carretera.
        Como es costumbre en nuestros viajes, Manolo Ruiz Sierra, teniente-alcaide de nuestra asociación, nos ilustró sobre el enclave de la zona a visitar y lo que íbamos a ver: la comarca de Los Vélez se sitúa en las estribaciones orientales de la Cordillera Penibética, con las sierras del Gigante y de María, declarada Parque Natural, como vigilantes perennes con alturas de hasta 2000 m. en el pico de La Burrica, grandes bosques de pinos y encinas constituyen parte de su riqueza junto con la ganadería, en la provincia de Almería.
        Evidencian la pronta población de la comarca la "Cueva de los Letreros" con muestras prehistóricas. Lindante con la región de Murcia, pertenecieron estas tierras al antiguo Reino de Murcia, siendo señorío de los marqueses de Los Vélez.
        Visitamos primero el pueblo de Vélez Rubio con su armónica arquitectura urbana formada por grandes casonas de los siglos XVIII y XIX donde resaltan sus hermosas balconadas de una labor de rejería exquisita. Como monumento principal del pueblo destaca la Iglesia de la Encarnación, magnífico ejemplo de arte barroco de grandes proporciones donde es de apreciar su retablo y órgano también del mismo estilo pero que presentan la novedad de estar en madera "cruda" ya que por falta de presupuesto no llegaron a sobredorarse. Es también de destacar el Convento de la Inmaculada, asimismo de arte barroco pero de menores proporciones.
        Siguiendo nuestra ruta nos dirigimos al Castillo de Vélez Blanco. Aquí tuvimos una nueva explicación de Manolo Ruiz Sierra ilustrando la visita: el castillo, declarado Patrimonio Nacional, en buen estado de conservación se asienta sobre una gran roca, Maimón, que domina el valle circundante. En este mismo lugar se alzaba una alcazaba árabe hasta que en 1485 el Adelantado de Murcia, Fajardo, la tomó para el rey cristiano concediéndosele el señorío de esta comarca. Este noble construye el actual castillo-palacio, terminado en 1515, que, aunque también podía servir para fines defensivos, era principalmente utilizado como morada del señor de la comarca. De estilo renacentista, sorprenden sus grandes arcos de entrada, su gran logia hacia el exterior, sus almenas dobles y decoradas y de gran importancia era su patio central, que sustituía a la tradicional plaza de armas de los castillos defensivos. Toda la decoración de este patio porticado y magníficamente ornado con mármoles de Carrara fue vendida por su propietario, en ese momento el duque de Medina-Sidonia, en 1906 y actualmente se encuentra en el Museo Metropolitano de Nueva York. Los escudos de los Fajardo, los Chacon, los Medina-Sidonia… campean en sus muros como muestra de las diferentes familias que han ostentado el señorío.
        Tras dar una vuelta por el castillo y admirar sus magníficas vistas sobre el valle, fuimos bajando hacia donde nos esperaba el autobús no sin antes tomar la obligada "foto de familia" con el castillo como soberbio fondo.
        Ya mediado el día había que ir pensando en la hora de restaurar fuerzas. El pueblo de María, lugar típicamente serrano, donde pudimos ver un antiguo lavadero que al parecer todavía está en uso, con buena fama en cuanto a sus jamones y embutidos de los que los viajeros hicimos provisión, era el lugar previsto para la comida en el restaurante "Panzas". El menú fue no solamente abundantísimo sino también exquisito pues a una selección de entrantes con productos de la tierra y del mar sucedieron unas migas con toda clase de "tropezones" que hicieron las delicias de los más dados al noble arte de tragar, completándose todo con un surtido de tartas y pastelitos que acompañaron al café y la sidra.
        Después de una alegre sobremesa emprendimos camino de regreso hacia nuestra Cartagena, a la que llegamos sobre las siete de la tarde, contentos de haber compartido, una vez más, un feliz día en compañía de nuestros amigos y compañeros de AFORCA.

                El Cronista: Pepa Ortín García

(Se recomienda ver el álbum a pantalla completa, pulsando F11.)

Seis álbumes con un total de 1089 fotos
Crónica de la "Operación Ibiza"
05, 06, 07 y 08-04-2.013
Han colaborado:
Daniel Rojo Martín, José Antonio Gómez Ortega, Miguel Garrido Bastidas, Pedro Florenciano Rodríguez, Pedro Alcaraz Fuerte, Gabriel Peche García, Agoviz y Angahe.

VIAJE A LA ISLA DE IBIZA.

FINALIDAD: Visitar la ciudad de Ibiza, con su castillo y fortaleza del siglo XVI que la hicieron inexpugnable a lo largo de los siglos y su catedral, completando con una vuelta por la isla visitando los pueblos de Sant Jordi de ses Salinas, Sant Antoni de Portmany, Santa Eularia des Riu y el mercadillo hippy de Las Dalias.

DIA 05 (viernes).-

        Salimos de Cartagena, a las 12,00 h. en autobús hacia Denia lugar donde embarcaríamos en el ferry "Federico García Lorca" de la compañía Balearia. Los integrantes de la "operación" éramos treinta y cinco entre socios e invitados. Durante el viaje en autobús, y como es costumbre en la asociación, se dieron unas pinceladas históricas sobre la visita que íbamos a realizar para mejor apreciar el contexto en que se iba a desarrollar: nuestro alcaide, Aureliano Gómez Vizcaino, comentó el paralelismo de ciertas fortificaciones de Ibiza y Cartagena, concretamente las torres de vigilancia que se hallan dispersas por las costas y zonas próximas y que en ambos casos servían para avisar a la población rural de las incursiones de piratas y corsarios berberiscos que asolaban las costas mediterráneas, durante los siglos XVI y XVII; también la cronista que suscribe intentó dar una visión de la historia de Ibiza con sus hitos más importantes.
        Llegamos a Denia y después de breve espera en la central de carga, que aprovechamos para tomar algo, embarcamos como teníamos previsto. La travesía se produjo sin novedad aunque el mar estaba un tanto picado pero la comodidad del buque hizo que no se notara y pudimos aprovechar las tres horas tranquilamente leyendo o descabezando un reparador sueño.
        A las 22,00 h. ya estábamos en Ibiza, en el puerto nos esperaba un autobús que no llevó hacia el hotel, con la sorpresa de que la estrechez de la calle donde se ubicaba no le permitía maniobrar por lo que nos tuvo que dejar a unos cuatrocientos metros, problema este que se solucionó a la vuelta a casa porque la agencia puso dos microbuses que sí podían acceder hasta la entrada.
        El hotel "Los Molinos" estaba muy bien situado entre una zona de playa con paseo marítimo que quedaba justo debajo y el montículo donde se asienta la ciudad alta, en un corto trayecto nos podíamos poner en la zona céntrica de la ciudad y el puerto. Las habitaciones, amplias y con buenas vistas sobre el mar, nos causaron muy buena impresión no así el tiempo que nos recibió con lluvia lo que hizo que tuviésemos que sacar los paraguas para ir a cenar. El hotel estaba concertado como "media pensión" sobre todo porque así se podía optar por salir a tapear y dar una vuelta nocturna o cenar en el hotel para los que no quisieran salir o estuviesen cansados. Un grupo muy numeroso elegimos la primera opción y a pesar de la lluvia pasamos un rato agradable.

DIA 06 (sábado).-

        Este segundo día fue dedicado al recorrido por la isla: desayuno en el hotel, por cierto un buffet muy bueno, y a las nueve nos esperaba el guía, Emilio, que nos acompañaría en la excursión. El tiempo ya había mejorado, no llovía y empezaba a salir el sol, teníamos 10ºC. La primera parada la hicimos en el pueblo de Sant Jordi de ses Salinas (San Jorge) con casitas blancas que destacaban en el verdor de la isla, es de admirar la gran cantidad de pinos y sabinas que hay y lo tupido de la vegetación, lo más destacable de este pueblo es su iglesia-fortaleza que iba a ser una de las muchas que veríamos a lo largo del día, su origen es que al ser la población rural de la isla muy dispersa las iglesias cumplían la labor de agrupamiento y defensa, así durante cualquier ataque, como los berberiscos antes mencionados, la población se refugiaba en ellas. También el gran pórtico de la entrada servía de reunión del vecindario y estas reuniones dieron lugar a las concentraciones de servicios y por ende a los incipientes pueblos alrededor de las iglesias razón por la cual la gran mayoría de éstos tengan nombres de santos.
        Seguimos viaje y visitamos Las Salinas parque natural donde se sigue extrayendo la sal por medios tradicionales uno de los productos de más solera de Ibiza ya que autores romanos ya mencionaban las explotaciones de sal de la isla. Forma también parte de este entorno la magnífica playa del mismo nombre que se cierra por uno de sus lados con un pequeño cabo donde se asienta una de las torres de vigilancia antes mencionadas.
        La próxima visita fue a la localidad de Sant Antoni de Portmany (San Antonio) que junto con Ibiza capital constituyen los dos puntos de mayor afluencia turística de toda la isla. Numerosos hoteles, un paseo marítimo muy bonito donde destaca una gran escultura en forma de huevo horadado en su centro con una carabela dentro que, según nos dijeron, representa el famoso "huevo de Colón", ya que al parecer un escritor local se empeñó en hacer a este ilustre navegante autóctono de la isla. Aquí también encontramos otra de las iglesias- fortaleza de la isla con una torre de vigilancia adosada que incluso conserva un pequeño cañón. De típica arquitectura ibicenca con su blancura de cal, sus esquinas redondeadas y su amplio pórtico, esta iglesia luce un magnífico retablo barroco.
        Continuando con nuestra ruta llegamos a Santa Eularia des Riu (Santa Eulalia), un bello paseo marítimo encuadra sus aguas de un azul turquesa muy transparente, también en el cabo que cierra la pequeña bahía hallamos otra de las torres de vigilancia fortificadas que se encuentran por toda la isla. En un montículo que domina el pueblo se halla la iglesia-fortaleza, la subida es algo ardua aunque suavizada por caminos en ese y pequeñas escalinatas sin embargo merece la pena subir pues se divisa una bonita panorámica desde arriba. La iglesia del mismo estilo y forma que las comentadas tiene la particularidad de tener adosado un pequeño cementerio antiguo, muy cuidado.
        Como somos humanos llegó el momento de saciar uno de los apetitos más acuciantes, el hambre, así que nos dirigimos al restaurante ya programado, "El Faro", donde tomamos un almuerzo compuesto de ensaladas variadas, mejillones y paella de bogavante mas un postre típico.
        Y como estábamos en el paraíso hippy y además más de la mitad de los excursionistas éramos mujeres, no se prescindió de la parada en el famoso mercadillo de "Las Dalias", allí, como no podía ser menos todos encontramos algo que nos hizo ilusión y que encontramos baratííííísimo. Es una extensión bastante grande junto a la playa que está llena de tenderetes con toda clase de artesanía y también la famosa moda "ad lib". El guía nos dijo que los sábados de verano aquello se pone imponente de coches y gente. También nos comentó que, al contrario de la creencia común, esta isla es muy tranquila, incluso en verano, con la excepción de enclaves muy turísticos como los citados o puntos de afluencia como este mercadillo.
        Tras la visita al mercadillo y cada uno con su "botín de guerra", emprendimos la marcha hacia el hotel donde, tras descansar un rato, cenamos. Aún quedó ganas a un numeroso grupo de hacer una escapada por la zona cercana al puerto y tomar una copa en uno de los concurridos cafés que hay por allí.

DIA 07 (domingo).-

        Al levantarnos el tercer día ya nos dimos cuenta que el tiempo acompañaba, hacía sol y la temperatura era agradable. La mañana la teníamos libre así que por grupos se organizó la salida según gusto: casi todos coincidimos en la iglesia de la Santa Cruz para asistir a Misa, después algunos se fueron de paseo por el centro y otros nos fuimos a visitar el interesante yacimiento púnico-fenicio de "Puig de Molins", ubicado en la misma ciudad de Ibiza y que consta de una necrópolis con hipogeos excavados en la roca y un museo donde se guardan los numerosos objetos de los ajuares funerarios encontrados, destacan unas muy interesantes figuras de terracota, vasijas de vidrio, objetos de tocador y de adorno, etc.
         Por la tarde estaba programada la visita guiada a la Ciudad Alta o "Dalt Vila", esta visita empieza en la parte baja del recinto amurallado de la ciudad. Entramos por el Portal Nou o Puerta Nueva donde ya pudimos apreciar la importancia de las murallas que rodean toda la ciudad. De estilo renacentista y mandadas construir por Felipe II fueron los mismos habitantes de la ciudad los que las fueron haciendo. Fue el arquitecto Juan Bautista Calvi el encargado de su diseño aunque, como nos comentó la guía, hubo varias interrupciones en su ejecución, al fin fueron los hermanos Frateli los que casi la terminaron, estos últimos tuvieron que ampliar un gran trozo pues en una de las interrupciones la zona habitada se había ensanchado y ya no tenían protección de muralla, es justo la zona que ocupa el baluarte de Sta. Lucía. La subida al "castillo" como denominan en Ibiza al gran recinto amurallado, fue laboriosa aunque todos nos portamos "heróicamente" y sin desmayo subimos hasta la cota más alta disfrutando de las panorámicas sobre el puerto y la ciudad, hasta el punto de suscitar comentarios de admiración, sobre la forma física de algunos de los socios más veteranos, por parte de la hija de una de las compañeras de viaje que reside en la ciudad y nos acompañó en algunas etapas del viaje.
        La catedral, dedicada a la Patrona de la ciudad la Virgen de las Nieves, se encuentra en el punto más alto del recinto amurallado pero no pudimos visitarla porque, a pesar de ser domingo, estaba cerrada por la tarde.
        Después de la bajada, algunos se fueron a descansar al hotel, otros estuvimos por la zona céntrica descansando en algún café y haciendo un poco de tertulia hasta la hora de la cena que la tomamos cada grupo donde nos vino mejor según donde estábamos.

DIA 08 (lunes).-

        El cuarto día era el de regreso, desayuno en el hotel y después arreglo de maletas porque a las 12,00 h. había que dejar la habitación. Esta vez el barco salía de San Antonio así que teníamos que trasladarnos hacia esta localidad temprano porque el embarque estaba previsto para las 17,00 h. Teníamos la comida en el hotel a las 13,30 h. así que aprovechamos para visitar una vez más la zona comercial de la ciudad y hacer las últimas compras, también algunos grupos estuvimos paseando por la zona del paseo marítimo que teníamos a los pies del hotel, muy bonito por cierto.
        Llegamos a la estación de carga de San Antonio, tras breve espera embarcamos en el ferry "Daninya", también de la compañía Baleraria, que estaba equipado de tienda, cafetería, salas de cine, etc. Esta vez el tiempo fue muy bueno y permitió poder deambular por el barco incluso poder estar al aire libre, a popa, disfrutando de la vista de la estela que iba dejando en el mar, y también llegar antes de la hora prevista. Al llegar a Denia nos estaba esperando el autobús que nos condujo a Cartagena.
         Otra operación concluida con éxito, gracias a Dios, y con la satisfacción de haber cumplido los objetivos propuestos: conocer Ibiza y sus fortificaciones y pasar un agradable viaje en compañía de nuestros amigos de AFORCA.

                El Cronista: Pepa Ortín García

(Se recomienda ver el álbum a pantalla completa, pulsando F11.)

      Si deseas contribuir con alguna foto que tengas antigua o moderna, relacionada con el tema, puedes enviarla, preferentemente con dimensiones no inferiores a 800 x 600 píxeles, a la dirección siguiente:

Mi correo
Antonio García Heredia: angahe@aforca.org

separadorseparadorseparador

pulsa aquí para volver a página de entrada de la Galería Fotográfica correspondiente a las Actividades de la Asociación.pulsa aquí para retornar al inicio de esta páginapulsa aquí para volver a la Galería Fotográfica de Aforca.


Copyrait   Aforca - Cartagena, Marzo de 2.013 - All rights reserved
separadorseparadorseparador