pulsa aquí para volver a la página inicial de Aforca
separadorseparador
  G a l e r í a   f o t o g r á f i c a  
separador
          A c t i v i d a d e s     d e     l a     A s o c i a c i ó n     

Púlse sobre cada una de las fotos para ver el álbum correspondiente (mejor con pantalla completa y resolución de 1024x768 píxeles):
pulsa aquí para ver los tres álbumes en que se ha fraccionado la Operación Chinchilla. (357 fotos) pulsa aquí para ver los once álbumes en que se ha fraccionado la Operación Salses. (1.775 fotos)
Tres álbumes con un total de 357 fotos
Operación Chinchilla
24-03-2.012
Han colaborado:
Gabriel Peche, Agoviz y Angahe.

VIAJE A CHINCHILLA.

FINALIDAD: Visitar la Ciudad de Chinchilla, su castillo del siglo XVI, la Iglesia Arciprestal de Santa María del Salvador, así como las cuevas típicas del Agujero.

DIA 24 (sábado).-
        A las 08 h 30 m. salimos los 41 asistentes desde la Avenida Reina Victoria, a la altura del Parque de Los Juncos con dirección a Chinchilla, hicimos una parada en ruta para desayunar en el Restaurante Pascual, continuándo el viaje, aprovechando nuestro Cronista Pedro Manzanares para leer unos apuntes sobre la historia de Chinchilla que nos dejó, por no poder acompañarnos al viaje nuestro querido Teniente Alcaide Manuel Ruiz Sierra, donde dijo entre otras cosas lo siguiente:
        Al principio del periodo Neolítico, Chinchilla de Montearagón debió de ser poblada rápidamente ya que se trataba de una zona alta en una llanura empantanada por los ríos que bajan del sur.
        La tradición, sin embargo, atribuye la fundación de Chinchilla a Hércules, sobre el siglo VII antes de Cristo, que puso las primeras piedras sobre el lugar.
        En época musulmana, siglo VIII, hay ya referencias históricas de Chinchilla, pero es hacia el 928, bajo el califato cordobés, cuando adquiere notoriedad. Recibió el nombre de Ghenghalet y figuró entre las poblaciones más importantes del Reino de Murcia. También bajo el mismo dominio se llamó Yinyalá o también Sintinyala.
        Las tropas de Alfonso X, coaligadas con la Orden de Calatrava y los ejércitos de Jaime I de Aragón al frente de D. Pelayo Pérez Correa comendador de la Orden de Santiago, la conquistaron a los árabes, en 1242.
        En el siglo XIV formó parte del marquesado de Villena. Juan II (padre de Enrique IV e Isabel la Católica) la incorporó a la Corona de Castilla.
        Durante este reinado el infante Enrique de Aragón maestre de la Orden de Santiago intenta apoderarse del Señorío de Villena, apenas lo consigue durante un año, ya que Chinchilla opone una dura resistencia y por esta fidelidad a la monarquía castellana la villa recibe en 1422 el título de Ciudad, siendo la capital de la Mancha de Aragón. ésta es entregada como dote por Juan II a su hermana doña Catalina, esposa del Infante Don Enrique.
        De los conflictos entre la Corona y los Infantes de Aragón, aliados con el Rey de Navarra, surge un nuevo poder: el de Diego López de Pacheco, que llegará a ser favorito de Enrique IV y marqués de Villena. Él recompone la unidad territorial del Marquesado bajo su dominio, y en el siglo XV sus habitantes quedaron divididos ideológicamente: unos se mostraron partidarios de la reina Isabel y otros a favor de Juana la Beltraneja y de don Diego López de Pacheco, marques de Villena. Su poder dura hasta la guerra entre los partidarios de ambos. Derrotados los segundos, Chinchilla se incorporó a Castilla el 1 de marzo de 1480.
        A raíz de estos hechos los Reyes Católicos juran los Privilegios de esta Ciudad sobre la Cruz de cristal de roca que se conserva en el Museo de la Iglesia Arciprestal de Santa María del Salvador el 6 de agosto de 1488, otorgándole los títulos de Noble y Muy Leal, que hoy en día todavía perduran (lo podemos leer en su escudo).
        Tras estos hechos y durante el reinado de los Reyes Católicos, Chinchilla sufre una decadencia en favor de su antigua aldea, Albacete (con mayor protagonismo político y económico), ya que esta última disfrutaba de la comodidad del llano. Los chinchillanos llegaron a quejarse a su rey Felipe II, al cual le dirigieron una carta que transcribía así: "Esta Ciudad tenía buenos y grandes términos, donde venían y vienen a herbajar los de tierra de Huete. Su Majestad se los dio a la villa de Albacete por no se qué relación siniestra que ellos hicieron, de manera que los ha perdido quien los había ganado y defendido con su propia sangre, y los tiene quien con falsas relaciones los procuró".
        Situada en un enclave fortificado y estratégico, fue escenario de numerosas acciones en 1707, durante el conflicto internacional de la Guerra de Sucesión Española; las tropas del archiduque Carlos se apoderaron de Chinchilla.
        Durante la Guerra de la Independencia se adueñaron de su castillo las tropas francesas, las cuales volaron el Torreón del Homenaje. Después de esta dominación, y bajo mandato de Fernando VII adquirió el título de Fidelísima siendo la capital de la efímera provincia de Chinchilla (Trienio liberal de 1820) y recobrando el protagonismo de Ciudad hasta el 1823. Pero la represión absolutista de Fernando VII acaba con este breve paréntesis liberal. Al final, en 1833 la capitalidad recae sobre Albacete con la división de Javier de Burgos. Sin embargo, y en las Guerras Carlistas, aún siendo capital Albacete varias instituciones como la Diputación se resguardaron en el cobijo de los muros de Chinchilla de Monte-Aragón
.
        Llegando a la Ciudad de Chinchilla (Albacete), situada a 903 msnm, donde nos estaba esperando la guía profesional contratada para visitar en primer lugar el museo Virgen de las Nieves el cual resulto muy interesante, dando muestra de ello en el álbum fotográfico, continuando con un recorrido turístico de la ciudad, pasando por el monumento a los procesionistas, las murallas, la llave de la ciudad bajo un arco que daba asceso a la plaza de La Mancha (principal de la ciudad), donde confluyen el Ayuntamiento, el palacio López de Haro con su patio renacentista y la Iglesia Arciprestal de Santa María del Salvador en su interior se encuentra la imagen del siglo XIV de la Virgen de las Nieves, patrona de la ciudad, la cual visitamos pudiendo observar que aunque este edificio en la actualidad presente un interior barroco, con yeserías superpuestas, su origen se remonta a los primeros años del siglo XIV, si bien las sucesivas reformas que ha sufrido, la han convertido en una amalgama de estilos, desde el gótico-mudéjar, hasta el neoclasicismo dieciochesco.
        Continuando la subida hacia el castillo situado a 965,10 msnm. que como ya sabemos, durante la Guerra de la Independencia se adueñaron del castillo las tropas francesas, las cuales volaron el Torreón del Homenaje por lo que presenta un aspecto plano. El Castillo actual fue edificado por Juan Pacheco, su fábrica de tapiera costreada de mezcla de cal y canto envuelve los cimentos de piedra viva remozándolos, de planta poligonal con paños de sillarejo, zunchos y boceles decorativos de sillar, sobre los que se puede apreciar alguna tronera de ojo de llave. Su perímetro de 209 metros es protegido por un muro almenado y trece torreones o caballeros salientes y circulares con troneras de cañón cubiertas, en sillar y sillarejo, que originariamente serían más altas que las actuales. Esas cortinas encuadradas por grandes cubos o torreones cilíndricos bastante salientes permitían el tiro de flanqueo. Destaca el arco de entrada de medio punto adovelado y flanqueado por dos magníficos baluartes con cornisas y decoradas con sendos escudos del Marqués de Villena, Juan Pacheco.
        En su interior se construyeron dos aljibes, la torre del Homenaje, edificios para caballerizas y guarnición, un horno de pan cocer y otros edificios auxiliares, quedando en el centro el patio de armas, y por último circunvalando exteriormente a la fortaleza el foso. Uno de los aljibes, el mayor, excavado en piedra caliza y con boca de sillería rectangular cubierto con una rosca de ladrillo y con una capacidad de 10.206 pies cúbicos de agua de lluvia, estaba situado subterráneamente en el patio de armas; el otro, de menor capacidad se encontraba ubicado bajo la torre del homenaje. La Torre del Homenaje, la mayor de la región, que podría reconstruirse en su totalidad siguiendo los planos que se conservan del siglo XIX, dejando de mostrar ese perfil de fortaleza achatada, cuando el empaque visual que daría superaría al castillo de Almansa o a la torre vigía reconstruida casi desde sus cimientos del castillo de Alcalá del Júcar. Situada en el extremo N. del recinto del castillo se construyó en piedra de sillería, de planta cuadrada de más de 40 varas de altura (33'3 metros) y sobre 10 varas (8'34 metros) de lado por su ángulo norte, con un refuerzo macizo de 4 varas (3 metros ) en el ángulo norte, que la preservaba de los proyectiles, haciéndola resbaladiza a la derecha e izquierda para que no la penetrasen como se demostró en 1812. Estaba compuesta de dos estancias superpuestas y una terraza almenada con matacanes, presentando en su exterior refuerzos macizos y una estructura sobrepuesta esquinada, lo que le hacía presentar diez lados y seis esquinas o ángulos a la parte sur. El acceso se realizaba por una escalera exterior hasta el piso principal llegando a la "Sala de los Secretos", así llamada por el efecto acústico de su bóveda gótica con nervaduras, porque aplicado el oído en cualquiera de sus rincones se oían con claridad las palabras pronunciadas en voz baja en la abertura del ángulo opuesto. Sobre esta, otro aposento al parecer con bóveda de cañón al que se accedía por una escalera desde la mencionada "Sala de los Secretos", y por dentro de este segundo cuerpo de edificio seguía la escalera hasta la terraza, que con barbacana almenada y matacanes aparecía como cubierta, cuyas aguas de lluvia bajaban encañadas a la cisterna o aljibe.
        Tras la destrucción de la misma, durante la Guerra de Independencia, se reconstruyó el castillo, bajo la dirección del oficial de ingenieros, Sr. Herrera, quien construyó troneras para cañones, y mirando al norte, alzó un edificio cuartel y otros destinados a almacén, cocina y horno de pan cocer. También adecuó el aljibe de la antigua torre del Homenaje, para almacén de pólvora. El foso, excavado a fuerza de pico en roca caliza con escarpa y contraescarpón, se mantiene completo y sorprende por su anchura de diez metros y una profundidad de más de 20 varas de ancho por arriba, y una o dos varas por debajo con una profundidad de al menos 6 metros, y sobre 25 metros de profundidad desde el glacis o piso del castillo "roquero", dándole un carácter inexpugnable. Bordea la redonda de todo el castillo y se cruzaba por dos puentes de madera.
        Actualmente conserva completo el recinto principal, que fue utilizado como penal hasta no hace muchos años. Ya en 1840, se encontraba en poder del Ayuntamiento, quien lo dedicó a la custodia de presos, lazareto o sin utilidad alguna. Cuando esto último sucedía, los vecinos aprovechaban el agua de los aljibes y los pastos de sus ejidos, siendo el Ayuntamiento responsable de su conservación hasta 1897. En este año, ante la noticia de que la Dirección General de Penales proyectaba la construcción de una penitenciaria, se cedió al Estado, construyéndose el Penal de Chinchilla, en 1930, levantando los muros carcelarios sobre los restos de las murallas, y, destinándose a prisión hasta 1950. Finalmente, en 1963, a requerimiento del Ayuntamiento de la ciudad, fue desafectado del patrimonio del Estado y reivindicado de nuevo por el municipio.
        Terminada la visita aprovechamos para hacernos la <"foto de familia"> (pulsa en foto de familia para verla) en el arco de entrada de medio punto adovelado y flanqueado por dos magníficos baluartes con cornisas y decoradas con sendos escudos del Marqués de Villena, Juan Pacheco.
        La bajada del castillo se hizo para pasar por la zona de las casas-cuevas destinadas al alquiler turístico y gracias a la guía pudimos visitar una, pudiendo comprobar que estaban dotadas de todos los servicios y se disfrutaba de una temperatura constante.
        Continuamos la bajada dirigiéndonos al Club de Jubilados donde tenemos encargada la comida y nos estaba esperando el Presidente del Club, el cual nos había reservado una planta completa para nosotros solos, terminada la comida la Junta Directiva y nuestro Alcaide intercambiaron obsequios de recuerdo de la visita y sendos discursos por ambas partes, posteriormente nos entregaron al resto de los socios un pequeño recuerdo de cerámica típica de la zona.
        Acto seguido nos llevaron a visitar un museo-cueva donde nos obsequiaron con unos vinos preparados muy parecido a lo que nosotros conocemos como "cuerva" acompañado de unas pastas, lo cual nos animó bastante tanto a nosotros como a los acompañantes, hasta el punto que se arrancaron a cantar nuestros anfitriones y posteriormente todos nosotros, donde se ofreció un espectáculo extraordinario.
        Depués de agradecerles el trato recibido salimos paseando hasta el autobús, atravesando de nuevo el centro, iniciando el regreso a Cartagena, donde llagamos sobre las 21 horas.


(Se recomienda ver el álbum a pantalla completa, pulsando F11.)

Once álbumes con un total de 1.775 fotos
Operación Salses (Francia)
15 al 19-10-2012
Han colaborado:
Carmelo Cánovas, Pedro Saborido, Pedro Alcaraz, José Casaú, Francisco Olmos, Antonio González, Miguel Garrido, Gabriel Peche, Agoviz y Angahe.

VIAJE A SALSES.

FINALIDAD: Visitar el castillo de Salses en Francia, el castillo de San Fernando en Figueras, la ciudadela de Roses, los restos arqueológicos de las ciudades Griegas y Romanas en Ampurias, la ciudad de Figueras y en ruta al ir Tarragona y al volver Hostalric.

DIA 15 (lunes).-
        A hora temprana, las 7:30, ya que el camino es largo, tomamos en el lugar acostumbrado un autobús de la empresa Belmonte que conducido por Antonio transportaría a los 29 asistentes entre socios y amigos para realizar el periplo diseñado.
        Como es costumbre se realizaron unas preces solicitando el feliz desarrollo de nuestro viaje. El Alcaide hizo la presentación del viaje y en el momento oportuno se dio una panorámica histórica de la zona que se iba a visitar, el Rosellón, en esta disertación, que recayó en Pepa Ortín por ausencia del Vice Alcaide que es quien habitualmente realiza dicho trabajo, se trató de dejar claro el origen histórico de Cataluña que actualmente tanto está dando que hablar y que dista bastante de lo que se nos quiere presentar hoy día a la ciudadanía por ciertos sectores catalanistas.
        Se hacen las paradas técnicas obligatorias hasta llegar a la localidad tarraconense de Amposta, donde tendría lugar el almuerzo en el restaurante Gatsby, por cierto que para llegar al mismo el GPS nos causó un pequeño lio que se solucionó con la colaboración del personal del referido establecimiento, pero mereció la pena.
        Continuamos nuestro viaje realizando una salida en Tarragona para poder contemplar los restos de murallas que allí se conservan, no se pudo hacer el recorrido por el llamado "Paseo Arqueológico" ya que al ser lunes de encontraba cerrado, pero se pudo ver bastante desde el exterior, pasando por la puerta del Rosario se cruzó el casco antiguo de la ciudad pudiendo contemplar algunas de sus calles y edificios más significantes así como su catedral, salimos por otra puerta, la de San Antonio, y llegado a este punto volvimos a tomar el autobús continuando nuestro viaje para llegar a Figueras sobre las 20:30. Donde nos alojamos en el Hotel President.

DIA 16 (martes).-
        A primera hora se presentó nuestro guía Raimundo, que nos acompañaría en esta mañana a Salses, en el Rosellón francés. Llegados a esta localidad nos dirigimos directamente a la fortaleza la cual fue construida por el rey Fernando el Católico a finales del siglo XV. Es un verdadero ejemplo de diseño y capacidad defensiva para su época. Su importancia estratégica se pierde en 1659 a consecuencia del Tratado de los Pirineos por el que el Rosellón queda en poder de Francia, cambiando así la frontera con España. La destrucción de esta imponente fortificación tenía un coste tan elevado que se desistió, siendo parcialmente restaurada por Vauban para ser utilizada como puesto de vigilancia, transformándose posteriormente en prisión, siendo utilizada como polvorín durante todo el siglo XIX. Fue declarada monumento histórico en 1886. Con nuestro guía Raimundo, en algunos lugares asistido por una guía de la propia fortaleza, hicimos un minucioso recorrido y a todos nos impresionó la magnitud, detalles constructivos y modernidad (para la época) de esta magna obra.
        Finalizada la visita retornamos a España, concretamente a Figueras y exactamente a la fortaleza de San Fernando, pero no para visitarla, lo cual está previsto para el día siguiente, sino para tener el almuerzo en el comedor de la residencia. Por cierto que el menú no fue del agrado de la mayoría por lo que se propuso cancelar las dos reservas restantes que se tenían hechas, estudiado el caso se decidió mantener la del miércoles, pero mejorada, ya que visitábamos la fortificación y anular la del jueves.
        Regresamos al hotel y como una mayoría del grupo deseaba visitar el Museo de Dalí, se preguntó en recepción el horario, quedando así para una visita a hora apropiada, cual fue la sorpresa de todos al comprobar que la información facilitada no era correcta y el museo se encontraba cerrado, se decidió dejarlo para el día siguiente, tuvimos tiempo para recorrer y conocer la ciudad de Figueras.

DIA 17 (miércoles).-
        Tras el desayuno y mientras aguardábamos para salir, el dueño del hotel nos invitó a visitar el museo privado que tiene en su establecimiento, se trata del "Museo de personajes y curiosidades del alto Ampurdan" en el que se recuerdan principalmente a Narciso Monturiol y Dalí, es verdaderamente curioso y destaca una gran colección de sillas en miniatura (cadiretes) con motivos dalilianos.
        Nos dirigimos nuevamente al castillo, fortaleza o ciudadela de San Fernando ubicado en una zona alta de la ciudad de Figueras, esta vez para ser visitado. Nos recibe el coronel del cuerpo de ingenieros Jesús Heras, que en la actualidad ocupa el cargo de director del Museo de Historia Militar de Figueras, quien tuvo la amabilidad de ser nuestro guía.
        En primer lugar nos dio una amplia explicación de la historia del castillo, el cual fue mandado construir por Fernando VI en el 1751, siendo obra del ingeniero Juan Martín Zermeño. Es una obra grandiosa, sin duda la mayor de Europa, capaz de albergar 6.000 hombres y 500 caballos.
        Finalizada la minuciosa explicación salimos al exterior donde el coronel Heras nos fue mostrando todas las dependencias y detalles de la fortificación. Recorremos la inmensa Plaza de Armas, los baluartes, hornabeques y revellines, el polvorín, las caballerizas, las viviendas, la inacabada iglesia, y al llegar a la capillita donde se recuerda al general Álvarez de Castro defensor de Gerona durante la Guerra de la Independencia el grupo, capitaneado por Pilar, entonó una salve cartagenera en su memoria. Continuamos la visita con el Museo de Historia Militar de Figueras que es a su vez heredero del Museo de Monjuit, aunque aún está en formación. Destaca una gran colección de miniaturismo militar. Nos despedimos de nuestro guía de lujo y en prueba de agradecimiento el Alcaide le entregó un recuerdo de AFORCA.
        Tras la interesantísima visita, volvemos a comer en la residencia del castillo, en esta ocasión se mejora algo el menú pero también se sube la cuota.
        Partimos directamente al Museo Dalí, que en esta ocasión puede ser visitado a placer.
        Una vez finalizada la visita, se realiza una actividad no programada se trata de una salida hacia el pueblo costero de La Escala de donde son famosa sus anchoas, por lo que muchos de los asistentes pudimos adquirir y degustar el sabroso producto.

DIA 18 (jueves).-
        Este día amaneció con amenaza de lluvia y en algún momento un ligero chispeo nos llegó a preocupar, pero no pasó de esto.
        Salimos en nuestro autobús para visitar Rosas y concretamente la Ciudadela, visita que realizamos con nuestro guía Raimundo. Nos dirigimos directamente a la ciudadela, espacio declarado conjunto histórico-artístico en 1961, la Ciudadela reúne restos de diferentes épocas y ocupaciones. La fortificación militar, con la monumental Puerta de Mar, es un recinto de 131.480 m2 de estilo renacentista que fue construido en 1543. Su interior constituye un importante yacimiento arqueológico en el que se encuentran los restos de la ciudad griega de Rhode, fundada en el 776 a.C. por los rodios; el barrio helenístico, que vivió su momento de máxima prosperidad en los siglos IV y III a.C.; la villa romana, fechada entre los siglos II a.C. y VI d.C.; el monasterio románico-lombardo de Santa María, del siglo XI, y los hallazgos del siglo XIX.
        Finalizada la visita nos dirigimos al restaurante Bitákora situado en el mismo puerto de Rosas para almorzar, fue una pena que no pudiéramos recorrer un poco la ciudad, pero la situación climatológica nos lo impidió.
        Seguídamente salimos hacia Ampurias, para visitar las ruinas greco romanas, en esta ocasión Pepa hizo de guía improvisada, realizado el interesante recorrido por las ruinas y el museo, regresamos a nuestro hotel de Figueras.

DIA 19 (viernes).-
        Como todo tiene su fin, nuestro viaje también llega a su último día. Ponemos rumbo a casa teniendo prevista una parada en Hostalric para poder ver sus murallas. Llegados a la citada ciudad se dieron dos circunstancias adversas, la primera que caía una persistente lluvia y la segunda que no se pudo contactar con el guía local que se tenía previsto, por lo que se optó por dar un vistazo desde el autobús al recinto amurallado y continuar nuestra ruta. Así con las paradas reglamentarias llegamos a Torreblanca, donde teníamos previsto el almuerzo en el restaurante Tona. El resto del viaje transcurrió sin ningún hecho destacable hasta llegar sin novedad a nuestra ciudad de origen, Cartagena.
        Como resumen podemos decir que el viaje y las visitas previstas han sido muy interesantes y el ambiente muy bueno, por lo que el resultado se ha de calificar, una vez más, de positivo, así que hasta la próxima.
        Una vez más la ausencia del cronista oficial obliga a que estas páginas sean redactadas por un suplente:
        Gabriel Peche García.


(Se recomienda ver el álbum a pantalla completa, pulsando F11.)

      Si deseas contribuir con alguna foto que tengas antigua o moderna, relacionada con el tema, puedes enviarla, preferentemente con dimensiones no inferiores a 800 x 600 píxeles, a la dirección siguiente:

Mi correo
Antonio García Heredia: angahe@aforca.org

separadorseparadorseparador

pulsa aquí para volver a página de entrada de la Galería Fotográfica correspondiente a las Actividades de la Asociación.pulsa aquí para retornar al inicio de esta páginapulsa aquí para volver a la Galería Fotográfica de Aforca.


Copyrait   Aforca - Cartagena, Mayo de 2.012 - All rights reserved
separadorseparadorseparador